BIENVENIDOS
   
  PEŅA CICLISTA YO CREO QUE...
  Castillo marques pajosa-----21-3-2010
 

El Castillo de los Panojitos y Marqués de los Risketos.
 
POR VICENTE GOMEZ ROMERO

Esta gran etapa, venía precedida por el alto número de participantes que se esperaban, pero como siempre fueron los cuatro de siempre es este caso formando el equipo “Parchís”.
¡Qué viene el Alba, qué viene el Alba¡ ese era el sueño o más bien la pesadilla que sufrieron dos de los ciclistas, más concretamente la ficha roja y la ficha azul, ya que apenas pudieron dormir. El pelotón permaneció unido en todo momento hasta adentrase en la Zafrilla, donde se detuvieron para consultar la magnífica cartografía que transportaba la ficha blanca, por cierto de gran utilidad el callejero de Don Benito. La ficha azul de repente sufrió un fuerte dolor abdominal que hizo que interviniera el equipo médico, para que pudiera proseguir la carrera. Pasados por el puente de Guámez, todo parecía indicar que no iba a ver fuertes repechos, según las altimetrías de la ficha roja. Jajaja, me parto y me troncho. Un paisaje abrupto esperaba a estos cuatro valientes, con pendientes de superficie silícea. De repente la desorientación apareció en un punto indeterminado de la sierra de Utrera. De repente apareció nuestro ángel de la guardia, un motorista que creo nos siguió desde Don Benito. Este hombre nos mostró el camino al Castillo de los Panojitos. Cuatro horas después habíamos llegado al singular y alejado castillo.
Extraños fantasmas de la etapa del puerto de la cabra aparecieron en el castillo. ¿No estaría encantado el castillo?. La ficha azul sufrió la posesión de un espíritu. Después de comernos una tableta de chocolate , de que la ficha roja le diera un trocito de barrita , que su suegra le dio con mucho cariño , a la ficha azul, de que la ficha blanca tirará sus dados y después de rescatar a la ficha verde un secuestro seguro, decidimos volver a casa. ¿Qué dices, qué estábamos cerca? Nuestro ángel nos indicó la ruta para llegar a casa. Destacar la bajada por un cortafuegos peligrosísimo que sólo la ficha verde pudo bajar montado ya que posee un punto de gravedad muy bajo. El resto bajó a pie con un alto riesgo de caída. Después de varias horas pedaleando la ficha azul tuvo la sensación de que estaban dando vueltas en círculos y paró al grupo, menos mal, porque si no, hubiésemos ido a parar otra vez al castillo de los panojitos. El tío de mazo hizo huella antes de lo esperado y aún quedaban muchos kilómetros. La organización volvió a avisar a los ciclistas. Llegados a la carretera, la sensación fue como la de encontrar un oasis en mitad del desierto, pero había que subir el Reventón, por lo tanto corona chica y piñón grande y a no pensar en nada y a sufrir. Llegados a Valdefuentes (14:47 p.m.) sabíamos que venía terreno favorable durante 4 km. Pero de Ortigas a Don Benito fue la gota que colmó el vaso, los kilómetros en las piernas eran muchos y la bici pesaba el doble. Llegados a Don Benito la afición esperaba a los valientes ciclistas. Las azafatas de la vuelta (Marijose, su madre y la esposa de la ficha blanca), otorgaron los premios a los ganadores, la ficha azul se quedó sin probar la catalana, eh???
 
Postdata: La ficha azul llegó con la bici limpia a casa, la ficha blanca ensució el doble su casa, la ficha verde no pudo estudiar por la tarde y le quedó Biología y peligra su promoción de curso y la ficha roja a penas comió y se echó una pedazo siesta¡¡¡¡.


























 
  7747 visitantes (16011 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
PRODUCCIONES MAXI S.A.L.